Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Bacillus thuringiensis como alternativa a las plagas de coleópteros

Los coleópteros, comúnmente conocidos como escarabajos, comprenden el mayor número de especies dentro de la clase de los insectos. Debido a sus hábitats de alimentación, se dan diversas plagas de coleópteros que causan graves daños a la agricultura, principalmente en plantas cultivadas y productos de almacenamiento, generando así importantes pérdidas económicas a nivel mundial.

Los coleópteros como enemigos de la agricultura

Algunas de las familias de interés más relevantes de plagas en cultivos agrícolas y  productos de almacenamiento son Chrysomelidae, Tenebrionidae, Curculionidae y Scarabaeidae. Algunos ejemplos de las plagas más dañinas en cultivos son especies de la familia Chrysomelidae, como la Diabrótica (Diabrotica virgifera virgifera) afectando al cultivo de maíz, principalmente en Estados Unidos, Canadá e India.

El control de esta plaga de coleópteros es difícil debido a que los estadios larvarios atacan el sistema radicular. Otra plaga de esta familia que causa daños importantes es el escarabajo de la patata (Leptinotarsa decemlineata), una plaga principal en los cultivos de patata que también se alimenta de otros cultivos de solanáceas. Las etapas larvaria y adulta se alimentan de las hojas de las plantas, dañando el cultivo por defoliación.

Transición hacia herramientas de control más sostenibles

Desde mediados de la década de 1940, el uso de productos químicos sintéticos ha sido una práctica convencional para combatir las plagas en la agricultura, la silvicultura y la salud pública.

Los plaguicidas químicos son conocidos por tener un amplio espectro. Además, los efectos secundarios de estos tratamientos tienen consecuencias nocivas para la salud humana y el medio ambiente (fauna silvestre, organismos beneficiosos como polinizadores, plantas, etc.). Por todas estas razones, los gobiernos de todo el mundo sintieron la necesidad de comenzar a regular el uso de productos químicos.

Un buen ejemplo es la Directiva 2009/128/CE de la Unión Europea, que estableció un marco para lograr un uso sostenible de los plaguicidas. También incentiva el uso del Manejo Integrado de Plagas (MIP) y alternativas no químicas a los plaguicidas.
Por lo tanto, la necesidad de alternativas más seguras, sostenibles y respetuosas con el medio ambiente nunca ha sido mayor.

Las soluciones de base biológica han ganado popularidad en los programas de MIP debido a sus propiedades biocidas, escalabilidad y seguridad general.

Un buen ejemplo son las soluciones basadas en la bacteria entomopatógena Bacillus thuringiensis (Bt), que forma una espora de resistencia durante la fase estacionaria de crecimiento y un cristal parasporal que está compuesto por diversas proteínas con actividad insecticida

 

Bacillus thuringiensis como alternativa para controlar este tipo de plagas

Como se mencionó anteriormente, el Bt es conocido por producir una gran cantidad de proteínas que son específicas contra especies de insectos de diferentes órdenes, como lepidópteros, dípteros y coleópteros. Las proteínas que conforman el cristal de Bt más conocidas con actividad frente a los coleópteros son las Cry3, Cry7, Cry8, Gpp34/Tpp35 y Mpp23/Xpp37.

Además, el Bt produce algunos otros factores insecticidas específicos de las plagas de coleópteros, como las proteínas insecticidas secretadas (Mpp5) o las proteínas binarias Vpb1/Vpa2. Algunos de los productos a base de Bt que se pueden encontrar en el mercado son plaguicidas biológicos en los que la materia activa se basa en cepas de Bt variedad morrisoni Bt o cultivos Bt que expresan proteínas activas de coleópteros.

¿Cómo abordamos estas plagas desde Bioinsecis de una forma efectiva?

Para proporcionar al mercado nuevas soluciones basadas en Bt, Bioinsectis cuenta con una biblioteca de bacterias de más de 600 cepas silvestres de Bt completamente secuenciadas, que son una fuente de nuevos genes y combinaciones de proteínas insecticidas. Esto ayuda a crear soluciones para algunos de los problemas más frecuentes en la protección de cultivos en la actualidad.

 

¿Quieres compartir este artículo?

Categorías:

Nuestras redes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *